"El imperio del sol" - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

China

De vuelta en Shanghai, y continuando el diario de viaje, un itinerario por algunos escenarios de la magistral novela “The Empire of the Sun”(1984), del escritor británico JG Ballard (1930-2009), que inspiró la famosa película homónima de Steven Spielberg (1987) nos permite recorrer, a través de la inquieta e imaginativa mirada del joven protagonista (Jim, alter ego del escritor, que entonces vivía en la ciudad y tenía 11 años) las calles y edificios del Shanghai colonial y captar el ambiente de final de época que se vivía en la ciudad, cuando el decadente dominio colonial occidental en China, era sustituido por la violenta y opresiva ocupación japonesa (que ya había forzado la anexión de varias zonas de la misma en 1932 y 1937).

Ballard, famoso en el mundo anglosajón por sus novelas de ciencia ficción y su sombrío estilo distópico o apocalíptico (la más conocida, “Crash”, de 1973, versionada por David Cronenberg en 1996) combina la fantasía aventurera de Jim y su admiración por el militarismo japonés (particularmente, por sus pilotos) con el hundimiento moral de los adultos que le rodean y la violencia de los ocupantes.

Antes de ser internado en el campo de concentración de Lunghua (hoy, como antes de la guerra, y como pude comprobar, un instituto de secundaria de élite, que conserva varias edificaciones del antiguo campo de internamiento), cerca del aeropuerto militar (hoy distrito artístico del West Bund) y del templo budista y la pagoda del mismo nombre (reconstruidas, y en activo, a dos kilómetros de su ubicación original), Jim nos lleva por otros lugares conocidos (el Palace Hotel del Bund, el Hospital de Sainte Marie-hoy Ruijin Hospital-, e incluso el entonces pequeño aeródromo y hoy gran aeropuerto de Hongqiao), otros de nombre distinto (las avenidas Joffre, hoy Huaihai Road, en la concesión francesa, o Eduardo VII, en el asentamiento internacional) y otros ya desaparecidos, como el Country Club, el canódromo o el hipódromo (hoy, Renmin Square), en episodios reales (como el hundimiento de la cañonera británica Petrel, el 8 de diciembre de 1941 que dio inicio a la ocupación japonesa del asentamiento internacional) o imaginarios.

Como también pude comprobar, la casa de JG Ballard en la urbanización de elite de la antigua Amherst Road (hoy Xinhua Lu), donde el escritor sitúa los primeros episodios de la novela, se conserva casi milagrosamente, convertida en restaurante (cerrado el día de mi visita).

El solitario, imaginativo e hiperactivo Jim sobrevive entre los escombros del viejo mundo colonial con su rutina de picaresca, riqueza de vocabulario, fantasías de aviador y dolorosa espiritualidad extraviada, despreciando sus desconocidas raíces británicas, y sustituyéndolas por una entusiasta admiración hacia la desfachatez y la extroversión de los yankees o la austera y mística ética de guerrero de los ocupantes japoneses.

La magistral obra, que te hace sentir el absurdo y el vacío, la decadencia y la muerte, pero también una cierta redención de superviviente mediante imaginación y sentido del humor, parece tener multitud de seguidores en el mundo letrado anglosajón. Los “ballardianos” han logrado localizar buena parte de los escenarios reales de la obra, y de la infancia de Ballard, dispersos por la ciudad, modernizados, rejuvenecidos o transformados, pero conservando aún algunas trazas de aquel mundo perdido (información muy completa en este enlace).

Por razones obvias y fáciles de comprender, la adaptación cinematográfica de Spielberg no puede transformar en imágenes el singular universo de Jim, y el profundo impacto emocional e intelectual del relato, angustioso y conmovedor por igual, pero logra captar la esencia su espíritu, aunque suavizándolo. Un viaje por el viejo y olvidado, del que hoy apenas quedan unas cuentas sombras.




La casa original donde residía la familia del escritor JG Ballard en Shanghai y en la que 
se sitúan los capítulos iniciales de la novela. La entrada actual se encuentra en el número
508 de la calle Panyu Lu, pero en aquella época el acceso principal se situaba en 
la cercana calle Xinhua, entonces Amherst Road, exclusivo barrio residencial 
de la élite de Shanghai.

Algunos de los edificios originales del campo de internamiento de Longhua, situados
a unos 15 kilómetros del centro de Shanghai, donde JG Ballard, y su "alter ego infantil",
Jim, estuvieron internados entre 1942 y 1945. Ahora, como antes de la guerra, este
inmenso recinto está ocupado por la Shanghai International High School.

El templo de Longhua, junto con su emblemática pagoda de 7 plantas, en su
ubicación actual, donde fue trasladada desde su localización original, 2.5 kilómetros
al sudeste, pegada al río Huangpu y al aeródromo militar de Longhua (hoy
desaparecido). Aeródromo y Pagoda aparecen cerca del campo de internamiento en la
película de Spielberg y en la novela de Ballard, pero entonces distaban unos 3 km. Sin
embargo, ambos eran perfectamente visibles desde el campo, ya que entonces la
zona no estaba urbanizada.

Portada del libro de Ballard, cartel de la película de Spielberg y fotogramas del film.
Las fotografías forman parte de la exposición de la actual Shanghai International 
High School, entonces campo de internamiento de Longhua, y en ella, además de
niños (foto izquierda) pueden verse (derecha) algunos de los carros de comida que
Jim empuja con frecuencia en el relato de Ballard

La fotografía superior derecha, una de las últimas imágenes del aeropuerto militar de 
Longhua, fue tomada en 2007 y corresponde al blog "Shanghai Days". El resto
fueron tomadas en 2017 en el mismo lugar, en ese momento una gran
obra urbanística entorno del distrito "Art west Bund"


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal