CINE - Blog - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

"Unknown Pleasures" (Ren xiaoyao, 任逍遥) y "Platform" (Zhantai, 站台), de Jia Zhangke

Publicado por ÁNGEL LÁZARO en CINE · 22/5/2016 13:08:00
 

El celebrado director de Shanxi ("The World", "Still live", "A touch of sin") se sumerge con inaudita facilidad en los submundos chinos, mediante la sutil y magistral mirada del artista cinematográfico, alejado de la propaganda oficial, pero sorteando con habilidad su censura.

Su estilo es único, "underground", hiperrealista, comprometido, fabricante de imágenes extraídas de la realidad suburbial de su país, fáciles de ubicar en el brutal hiperdesarrollo reciente de la sociedad china (1992-2012). No es un creador fácil de catalogar, aunque se le suele situar en la llamada "Sexta Generación" (p.ej Wang Xiaoshia y su semiprohibida "Beijing Bicycle") y tal vez habría que inventar una categoría para él sólito.


Los directores Hou Hsiao-sien (Taiwán), Yasujiro Ozu (Japón) y Michelangelo Antonioni (Italia)
cuya obra es citada como referencia del director chino Jia Zhangke

Su cine no para de golpearte una y otra vez hasta despertarte, los diálogos ásperos y descarnados, sus personajes fuera de juego y en permanente pérdida de identidad, los escenarios polvorientos, grises, desconchados, contaminados propios de las colmenas chinas, todo juega contra el espectáculo y en favor de la reflexión combatiente

No obstante, y contra lo que pueda parecer en la superficie (imagen "feísta", ausencia de música de fondo o efectos especiales, diálogos con pocos efectos dramáticos, cámara en función de los actores, y no actores en función de la cámara... ), en segunda lectura, el cine de Jia Zhangke se nos descubre como una obra muy elaborada, y, en su primera etapa (a la que pertenecen los dos films citados), con un discurso propio del artesano con algo que decir.


Obras de referencia de Jia Zhangke: "The World" (2004), "Still Life" (2006), "A touch of sin" (2013) y la
recientemente estrenada "Mountains May Depart" (2015)

Es sorprendente encontrar elegantes cacofonías en su obra (por ejemplo, en "Unknown pleasures") desde una adaptación muy libre de "Pulp Fiction" (del baile entre John Travolta y Uma Thurman) hasta el universo onírico del maestro taoísta clásico "Zhuangzi", y su célebre "Sueño de la Mariposa" (toda una declaración de intenciones)

Precisamente, dentro de esa primera etapa, "Unknown Pleasures" (2002) muestra con medios artesanales el talento del artista escondido y sin complejos (el propio director aparece cantando ópera occidental en la calle y en una semidesierta sala de baile) dibujando con agobiante (pero poética) aridez un universo suburbial chino completamente desprovisto de ideología




Secuencias de "Unknown Pleasures" (2002)

El escenario y el momento escogido le favorecen. Los suburbios de la ciudad de Datong, en el norte de la industrializada provincia norteña de Shanxi (una de las que más sufre la contaminación por carbón en el frío invierno chino), le ofrece si coste alguno impactantes escenarios donde sólo hay que plantar la cámara en el lugar adecuado para captar (igual que los neorrealistas italianos tras la segunda posguerra europea) la resiliente angustia de los supervivientes.

El momento escogido, la radical transformación económica de China (en una de las secuencias, la película usa como contexto, por ejemplo, la elección de Beijing (en 2002) como sede de los Juegos Olímpicos de 2008) y el abandono del extremismo ideológico maoísta, encuadra perfectamente la desorientación y el vacío espiritual de los personajes.


Arriba, la divertida cita cinematográfica del célebre baile de John Travolta y Uma Thurman en
el film de Quentin Tarantino "Pulp Fiction" (abajo)

Sin embargo, la película no es un documental, sino un relato desesperanzado que se sostiene en la primitiva y desorientada rebeldía de sus cuatro personajes principales, dos jóvenes en paro y sin futuro (Bin Bin y Xiao Ji), una cantante aficionada explotada por un despiadado mafioso local (Qiao Qiao) y una estudiante de secundaria con ambiciones universitarias (Yuan Yuan).

En su escapada, los dos personajes masculinos intentan todo lo que se les ocurre (desde alistarse en el ejército hasta vender música y cine de segunda mano o pedir dinero a un prestamista) hasta que acaban intentado un chapucero, casi cómico asalto a un banco

Mientras, la cantante-bailarina, efímero sueño real de uno de los protagonistas, canta y baila en espectáculos promocionales de barrio, con el fondo ocasional de la ópera tradicional (cuyo agudo dramatismo contrasta con la rítmica modernidad de sus coreografías) mientras cultiva (y consuela) su espíritu de artista con el sueño taoísta de la mariposa, tan profundo e intenso que, tras despertar, no sabes si eres Zhou que has soñado con la mariposa, o la mariposa que ha soñado con Zhou


Qiao Qiao (Zhao Tao) dibujando una mariposa en el espeho de una habitación de hotel de Datong,
mientras le explica a Xiao Ji (Wu Qiong) el sueño de la mariposa del filósofo y poeta taoísta Zhuangzi
(derecha)

El breve pero célebre e intenso relato onírico de Zhuangzi, en su versión inglesa, dice los siguiente: 

"Once upon a time, Zhuang Zhou dreamed he was a butterfly, a butterfly flitting about happily enjoying himself. He did not know that he was Zhou. Suddenly he awoke, and was palpably Zhou. He did not know whether he was Zhou, who had dreamed of being a butterfly, or a butterfly dreaming that he was Zhou. Now, there must be a difference between Zhou and the butterfly. This is called the transformation of things".


La actriz Zhao Tao, esposa y musa interpretativa del director Jia Zhangke.
La secuencia de arriba, izquierda, corresponde al premiado film "A touch of sin" (2013)

Esa visión de la existencia, ligera, relativista, libertina pero equilibrada y profunda, la salva (hasta cierto punto) de la angustia vital que la rodea. En su interpretación la actriz Zhao Tao, musa (y actual esposa) del director, alcanza momentos sublimes, que irá repitiendo en filmes posteriores (por ejemplo, las premiadas "The World" y "A Touch of sin")


Secuencias de "Platform". Arriba, a la izquierda, la asamblea de los "trabajadores artistas"
de la compañía teatral pública de Fenyang discuten sus "reservas ideológicas" hacia
el nuevo espectáculo de música moderna.

En "Platform" ("Zhantai", 站台, 2000), filmada dos años antes, menos violencia, pero la misma desesperanza, idéntico caos desorganizado, parecido y progresivo desarraigo. Jia Zhangke filma en la calle, en exteriores desérticos o en interiores austeros, con planos fijos o lentos movimientos de cámara, y permite que los actores interactúen con espontaneidad, sin sobreactuar, frustrados en su incomunicación y rebeldía, uno de sus grandes aciertos como director

La acción transcurre en su pequeña ciudad natal, Fenyang (汾阳), y en el condado que lo rodea, al sur de Taiyuan (capital de Shanxi), muy cerca de ls histórica ciudad de Pingyao, durante la primera etapa de modernización (1978-1989). El film relata la difícil transformación de una compañía teatral pública, con un previsible repertorio de obras operísticas, patrióticas y propagandísticas, en una empresa de espectáculos privada, que trata de conseguir el favor del público con escenografías más modernas.


Fotogramas de "Platform". Momentos de la gira de la compañia por el condando de Fenyang, Shanxi

Más fotogramas de "Platform"; arriba a la derecha, la policía interroga a la pareja Changjun-Zongpin,
por dormir juntos sin estar casados

Los jóvenes protagonistas principales (dos parejas, Mingliang-Ruijian, algo introvertida, Changjun-Zhongpin, más extrovertida) circulan, igual que en "Unknown pleasures", en los márgenes del rígido comunitarismo maoísta y prueban nuevas modas algo más individualistas (desde las permanentes a los pantalones acampanados) mientras los "trabajadores artísticos" resuelven las "dudas revolucionarias" de los escenógrafos sobre el "pop" improvisando conciertos de rock o atrevidos (para la época) contoneos con música ligera "made in Hong Kong".

No obstante la divertida creatividad de la "troupe" (en una secuencia con toque hispánico, la divertida Zhongpin baila flamenco bajo un retrato de Mao), y la hipnótica simplicidad de la historia, la película va dejando un pequeño (aunque poético) regusto amargo por el vacío y el absurdo de la larga espera en el andén ("zhantai"), el "motivo" poético del filme, sin un destino claro ante el nuevo mundo de grandes cambios que se les va abriendo entre representación y representación


El divertido y muy logrado baile flamenco de Zhongpin bajo el retrato de Mao,
en la película "Platform"

Zhao Tao (Ruijuan), de nuevo, aparece en el elenco de actores, pero esta vez sin centrar ni absorber el protagonismo de los demás, Wang Hongwei (Mingliang), Liang Jingdong (Changjun) y Yang Tianyi (Zhongpin), que componen, igual que la compañía teatral del film, una espléndida actuación coral.


Jia Zhangke citándose a sí mismo en "Unknown Pleasures". Abajo, el mismo director
cantando ópera italiana en un fragmento de la película.


"Chungking Express", de Wong Kar Wai (1994)

Publicado por ÁNGEL LÁZARO en CINE · 1/5/2016 11:15:00


CHUNGKING EXPRESS (1994), del genial pero controvertido Wong Kar Wai (Shanghai, 1958) (王家衛Wang Jia Wei) exhibe un atípico romanticismo de desencuentros, destiempos y desamor en formato casi documental, en la informal lengua cantonesa, con un dibujo muy realista (hiperrealista); la cámara en movimiento muy cerca de los personajes, los persigue, casi acosa, entre las estrechas callejuelas de Tsim Sha Shui, uno de los barrios más populares de Hong Kong (junto con Yau Ma Tei y Lamma Island), espacios no aptos para agorafóbicos, en el que los toques de "fast motion" nos dibujan vidas aceleradas y caóticas pero sin destino aparente.


Films de Wong Kar Wai

Aunque el director deja mucho espacio para el lucimiento de los 6 personajes, la seductora, fascinante, andrógina, alocada y estilosa Faye Wong (Beijing, 1969)(Wang Fei (王菲), Wong Fey, Faye Wong, Xia Lin, 夏林) devora la pantalla en su impredecible e inacabable "dueto" con el carismático Tony Leung Chiu-wai (Hong Kong, 1962).



Faye Wong en "Chungking Express"

El reiterado y absorbente fondo musical de Mama's and the Papa's ("California dreamin", referencia al sueño de la protagonista) y The Cranberries ("Dreams", en versión de la propia Wong) guía la danza existencial de la cantante cantonesa, que compone, uno tras otro, los gestos espontáneos, la actitud pseudoinfantil y las intensas pero extraviadas miradas de sus populares videoclips musicales.


Las célebres "Chungking Mansions" (hostal de habitaciones compartidas y galería comercial), en Nathan Road-Tsim Tsa Shui, y alrededores, 
escenario de la primera parte de la película, en una visita en mayo de 2015

El caos casi nihilista del film, la ausencia de trama o destino final confunden tanto como fascinan, en un formato inclasificable y repetido y hasta mejorado con éxito en las posteriores "2046" (2004) y "My Blueberry Nights" (2009). Los actores, libres de ataduras, parecen estar experimentando dentro de un ejercicio de cine documental. El policía Takeshi Kaneshiro, por ejemplo, extraviado en su desamor, se consuela coleccionando y consumiendo latas de piña en almíbar que caducan, todas ellas, el día de su aniversario (1 de mayo), momento en que, como culminación de su extravío, decide comérselas todas, para, seguidamente, tratar de ligar en un bar, sin saberlo, con una delincuente misteriosa pero muy peligrosa


Secuencias de "Chungking Express" con Tony Leung Chiu-wai, Valerie Chow, Brigitte Lin y Takeshi Kaneshiro

La película, rodada en dos meses mientras el director montaba su celebrado "wuxia" "Ashes of Time", es un icono de la posmodernidad asiática, un gran ejemplo de la maestría y creatividad artesanal alcanzada por las (entonces) nuevas generaciones de cineastas de HK, una fábrica de cine "serie B" con formatos originales trabajados por grandes profesionales como Tsui Hark, John Woo, Ringo Lam y Wong Kar Wai (todos ellos tratados en este blog)


Faye Wong/Wang Fei en diferentes momoentos de su carrera como cantante y modelo. Abajo, a la derecha, con Dou Wei, su primer
marido, padre de dos de sus hijas, compositor de música alternativa y una de sus principales referencias artísticas en sus inicios

Faye Wong, o Wang Fei, merece una mención aparte. Su melosa, absorbente, y romanticona pero muy trabajada voz se combinaron con una actitud calculadamente espontánea y un estilo de moda y peinado muy rupturista (para la época y el lugar) y sirvieron de inspiración para millones de mujeres "han" en toda Asia (China, Taiwán, Singapur, Malasia) hambrientas de nuevas referencias que rompieran con la estricta moralidad confuciana. Faye Wong sería a la posmodernidad "han" de los 90 lo que Anita Mui y Teresa Deng fueron a la moderna elegancia "pop" de los 60 y los 70

Aunque su música más celebrada no es (ni de lejos) rupturista u original, Faye Wong, que empezó cantando en cantonés para recuperar posteriormente su mandarín natal (nació en Beijing, patria del "putonghua"), experientó con formatos alternativos, y sus discos menos conocidos (por ejemplo, "100.000 Whys" o "Random Thoughts") coinciden mejor con lo que mostraba en su imagen pública. Ella se ha manifestado en varias ocasiones seguidora del movimiento post punk ("Cocteau Twins" o "The Cure") , junto con su exmarido y compositor Dou Wei, y los citados discos de música alternativa suelen traslucir un profundo pesimismo menos romántico


Faye Wong en "2046"

Enlaces de interés

"Chungking Express"

Trailer oficial de la película "Chungking Express"
Selección de secuencias de Faye Wong en "Chungking Express"
"Chungking Express" aparece brevemente en la siguiente selección sobre films en los que se utiliza la técnica "Fast Motion"

"California Dreamin", Mamas & The Papas
"Dreams", The Cranberries

Faye Wong

Faye Wong official channel Youtube
Faye Wong "Ren Jian" KTV version
Faye Wong "Eyes on Me" (Final Fantasy BSO)
Faye Wong 紅豆




"Xíu Xíu", de Joan Chen (1998)

Publicado por ÁNGEL LÁZARO en CINE · 22/4/2016 17:25:00


"XÍU XÍU" (Tian Yù, 天浴, 1998), de Joan Chen, un drama perturbador y desgarrador sobre la vida truncada de una estudiante, prostituida durante la Revolución Cultural en el bello entorno rural de la meseta tibetana, acompañada de un solitario criador de caballos, eunuco a su pesar, que apenas puede remediar su trágico destino

El cuidador, seleccionado para enseñarle la doma equina, parece no entender la claudicación de la joven ante los continuos abusos de los dirigentes locales, pero Xíu Xíu, que añora su familia y las calles y la comida de su Chengdu natal (Sichuan), se lo resume con terrible crudeza en uno de los momentos más intensos del film: "Tu tienes tus caballos y nadie te molesta, yo estoy lejos de mi casa, y de mi familia, sin contactos, ni dinero, ni padres influyentes. Ellos son personajes poderosos y pueden ayudarme". No tardará en descubrir su error de una manera muy trágica.


La protagonista Xíu Xíu, interpretada por Li Xiaolu, en diversos fotogramas de la película, 
entre ellos (arriba izquierda) el momento en que confiesa ante  su impotencia ante los abusos

La protagonista era una más de los millones de estudiantes urbanos que, voluntariamente o por obligación, fueron desplazados hacia comunas agrarias o fábricas para ser reeducados por campesinos u obreros y evitar así que se convirtieran en alguna de las "categorías negras" (intelectuales, empresarios o contrarrevolucionarios) durante la Revolución Cultural (1966-1976).


Otros fotogramas de la película; arriba, el pastor de caballos tibetano Lao Jin (viejo Jin) que, dentro de los límites de su condición, 
trata de cuidar en lo posible de la ingenua e indefensa protagonista

Joan Chen filmó una obra austera, bien ambientada e interpretada, pero sin alardes estéticos ni técnicos. La meseta tibetana, gente corriente sin excesos dramáticos, el lejano (muy lejano) trasfondo revolucionario y las prodigiosas interpretaciones de Lopsang, el criador de caballos, y sobre todo Xiaolu Lu (pekinesa nacida en 1978, también conocida como Lu Lu y Jacqueline Li, cuyo tránsito desde la inocente frescura adolescente hasta la desesperada angustia conmueve hasta el infinito. Su interpretación fue premiada en varios festivales.


La actriz Li Xiaolu (n. 1978)

Joan Chen (Shanghai, 1961), actriz, productora, directora y guionista es muy conocida fuera de China como actriz por sus interpretaciones en la aclamada y oscarizada película "El último emperador" (1987), y la serie de TV "Twin Peaks" (1990) y aunque ha colaborado en otras producciones extranjeras, la mayor parte de su dilatada carrera se ha desarrollado en China. Entre sus últimos trabajos como actriz se pueden destacar "Lust, Caution" (de Ang Lee, 2007), "The Lady of Dinasty" (2015, compartiendo protagonismo con la diva del momento, Fan Bing Bing) y la criticada (por falta de rigor histórico) "Cairo Declaration" (2015), en la que interpreta a Soong Ching-ling, "Madame Sun Yat Sen"


Joan Chen en fotografías de diferentes épocas. En el centro, abajo, fotograma de "El último emperador" (1987) 
y arriba, derecha, en "The Lady of the dynasty" (2015)

El film "Xíu Xíu" adapta uno de los primeros relatos de la excelente escritora contemporánea china Yan Geling. Militar y periodista en sus primeros años, Geling es una narradora elegante, precisa, imaginativa y sensible, de la que he podido leer "La novena viuda" (recorrido histórico por la historia china reciente, visto desde la perspectiva de una ruda pero valiente e inteligente campesina) y "Las flores del mal" (bello pero trágico relato sobre el sacrificio de un grupo de prostitutas para proteger a unas estudiantes durante la masacre japonesa de Nanjing, en 1937, adaptado libremente por Zhang Yimou para el cine en 2012)

Igual que el "Nobel" Mo Yan, la escritora nacida en Shanghai se mueve con habilidad en los estrechos límites establecidos por el Partido Comunista para las actividades artísticas que abordan la historia reciente del país. No hay crítica severa, pero el lector/espectador puede entrever el drama humano arrastrado ente la sinrazón y el vacío ideológico.


La escritora Yan Geling, autora de la novela en que se basa la pelíciula. A la izquierda, cartela de la película de Zhang Yimou
"Las flores de la guerra" (2012), inspirada igualmente en una de sus relatos, y a la derecha, "La novena viuda", 
probablemente su obra mejor acabada.

El film está editado en castellano, pero se disfruta mucho más si uno elige la versión original subtitulada y percibe la rudeza de los tonos y las variantes dialectales como un elemento imprescindible para comprender los matices de la sensibilidad e idiosincrasia china.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal