"Old town's" en China - Blog - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

"Old town's" en China

Publicado por ÁNGEL LÁZARO en VIAJES · 10/3/2016 10:04:00



Entremedio del fragor turístico, y en ocasiones apoyado en él, China conserva un buen número de "old town's" (villas antiguas o históricas), interesantes e incluso elegantes reflejos de un estilo de vida casi desaparecido, ensombrecido por el gigantismo urbano.

Se trata de pequeños núcleos habitados, normalmente situados en áreas rurales, cuyo modo de vida se sustentaba en un fuerte sentimiento de identidad comunitaria, y en una prosperidad comercial, agraria e incluso financiera, sostenida en el tiempo. Esta prosperidad y el orden moral y político confuciano dejaron como legado edificaciones variadas (templos, teatros, mansiones, comercios), en estilos diversos (desde el canónico estilo "ming", hasta el sobrio formato "qing" en ladrillo oscurecido, o las maravillosas viviendas de bloques de adobe de los "hakka" o los "naxi"), en su mayoría de los siglos XIX y XX.



Aunque en muchos casos no pueden evitar su conversión en "parque temático", los grupos étnicos (naxi, mosu, dong, miao, hakka, tibetanos...) tratan de conservar en lo posible las tradiciones de sus ancestros y, simultáneamente, recabar los beneficios económicos del turismo.

El artículo presenta una variada selección de "old town's" que hemos recorrido entre 2008 y 2015, concretamente Baisha (Yunnan), Zhenyuan y Xijiang (Guizhou), Xinping (Guangxi), Lo Wai (Nuevos Territorios, Hong Kong), Yun Shui Yao, Taxia y Xiamei (Fujian), Wuzhen (Zhejiang), Pingyao (Shanxi) y Suzheng (Sichuan).

Muy visitadas en su mayoría, algunas en cambio parecen, inesperadamente, menos masificadas y relativamente tranquilas para lo que es usual en el turismo chino, como Baisha, Lo Wai o Xiamei





Baisha (Yunnan)

Baisha es una pequeña y tranquila localidad habitada por apenas unos centenares de personas de etnia "naxi", cuyas principales actividades son la agricultura, la artesanía, el comercio y un turismo aparentemente sostenible. El equilibrado y poco denso entorno rural de viviendas tradicionales, en las que abundan las construcciones de adobe (barro, paja y arroz), contrasta con la cercana y encantadora aunque masificada Lijiang, reconstruida en su totalidad tras el terremoto de 1996. Las cercanas Montañas Nevadas del Dragón de Jade (Yulong Xueshan) dibujan el "skyline" perfect0 para una comunidad caracterizada por los ritos religiosos animistas y la preeminencia social de la mujer.





Zhenyuan (Guizhou)

La ciudad de Zhenyuan, en el noreste de la provincia central de Guizhou (una de las más pobres de China), conserva un extraordinario núcleo histórico con arquitectura civil y religiosa de estilo "qing", herencia de su apogeo como centro comercial en el siglo XIX. Entre boscosas montañas de origen kárstico, y atravesada por el río Wuyang, la pequeña localidad, donde viven unas 100 mil personas, en su mayoría de las etnias "miao" y "dong", ha recuperado para el turismo mansiones, muelles fluviales y puentes de piedra. Muy visitada en temporada alta, ofrece sin embargo rincones tranquilos y viviendas antiguas semiabandonadas en las calles superiores del lado sur del río.





Xijiang (Guizhou)

Situado en el sureste de la provincia de Guizhou, el pueblo de Xijiang (habitado por unas 5000 personas) conserva casi intacto su entorno rural, con casas tradicionales de piedra y madera, llamativos puentes cubiertos, y campos de arroz en bancales inundables, sin olvidar los ritos de la cultura local de la etnia "miao", a pesar de la invasión turística y su progresiva conversión en parque temático. Los habitantes participan activamente en la gestión del creciente turismo, tratando de no alterar su modo de vida, basado en la agricultura y la artesanía de la plata, que puede observarse con tranquilidad en las afueras (en las calles situadas en las laderas de los montes circundantes y en las zonas de cultivo de arroz), si uno se aleja de los puntos de atracción de visitantes



Xinping (Guangxi)

El puerto fluvial de Xinping, en la provincia de Guangxi, es una de las "postales" de referencia del turismo paisajista chino. Las paredes verticales de los "karst", cubiertas de pinos, y el sinuoso cauce del río Li entre Guilin y Yangshuo alcanza su apogeo cerca de este pueblo, con la inconfundible y repetida imagen que puede verse en el reverso del billete de 20 yuan o RMB ("ren min bi"). Los cruceros fluviales y los "tours" turísticos orientan su visita hacia la inevitable fotografía. Sin embargo, el núcleo antiguo de la ciudad conserva calles y edificios de arquitectura civil "qing", en su mayoría de los siglos XIX y XX, entre los que sobresale su fantástico teatro. Este pueblo histórico vive aún de la pesca tradicional, pero sobre todo del turismo de paso. En cualquier caso, Xinping, donde viven unas decenas de miles de habitantes, está mucho menos masificado que los dos grandes centros de atracción turística de la zona, la metrópolis de Guilin (casi un millón de habitantes) y la divertida y cercana (25 km) capital del turismo mochilero, Yangshuo



Lo Wai (Hong Kong)

Es una de las sorpresas más agradables de la metrópolis de Hong Kong (7 millones de habitantes), a su vez uno de los grandes iconos urbanos de Asia oriental. La pequeña villa amurallada de Lo Wai, al norte de Kowloon, en el área de los Nuevos Territorios (cerca del barrio de Fanling, de camino hacia la frontera de Shenzhen), aún habitada, es un viaje hacia los orígenes de la cultura local y los clanes familiares que la dominaban antes de la llegada de los colonizadores británicos (siglo XIX). El lugar, muy cerca del extraordinario Tang Chung Ling Ancestral Hall, ha sido incluido en una ruta turística de contenido histórico, la "Heritage Trail", con antiguas mansiones abandonadas, iglesias y templos restaurados y esta curiosa reliquia de gruesos muros de piedra y calles estrechas, donde algunos vecinos disfrutan de una inconcebible tranquilidad no muy lejos del bullicio mercantil de Yau Ma Tei y Tsim Sha Shui.





Yun Shui Yao (Chang Jiao Gu Zhen) (Fujian)

La villa "hakka" con "tulou" más popular entre el turismo local chino, en la actualidad, es Yun Shui Yao (云水谣), escenario del éxito cinematográfico del mismo título, bastante reciente (2006), que sustituyó, por razones turísticas, el nombre auténtico del pueblo (长教古镇, Chang Jiao Gu Zhen, en el condado de Nanjing). El film "Yun Shui Yao" (en inglés, The Knot, es decir, El Nudo), del semidesconocido director Li Yin, narra una historia de amor ambientada con el trasfondo de la guerra civil china y el conflicto por Taiwán, pero deviene una elegía de la vida campesina, una nostálgica evocación del paraíso rural perdido, con sus ríos, montañas, casas de piedra y tierra y molinos, sus represiones morales y su intensa vida familiar, todo lo cual encaja perfectamente en el imaginario de la cultura popular china. Este irresistible argumentario romántico ha convertido el pueblo en uno de los destinos preferidos de los visitantes chinos, que recrean las escenas de la película (por ejemplo, el romántico cruce del río por un sendero de piedras de la pareja, cogida de la mano, o su tierna conversación bajo el molino de agua, o las hermosas vistas del río con sus gigantescos y ancestrales árboles "Banyan mayakoba", Baniano o "Ficus bengalensis", árbol gigante que proporciona una enorme y refrescante sombra, y que además es sagrado en las religiones hinduista y budista)



Taxia y Yuchanglou (Fujian)

Los habitantes de la villa histórica de Taxia y el "tulou" (vivienda comunitaria tradicional) circular de Yuchanglou, compaginan hoy el turismo y las actividades económicas tradicionales (agricultura, ganadería y artesanía), por lo que han convertido sus patios interiores en mercadillos, pero el ambiente típicamente chino de caos e improvisación y la austeridad y la sobria amabilidad de los "hakka" les confieren un gran encanto. Yuchanglou, uno de los "tulou" más grandes (5 pisos y 270 habitaciones) llama la atención por la inusual desviación en "zigzag" de las columnas interiores de madera que sustentan los corredores (capricho o error, se mantiene así desde hace tiempo). Tras Yuchanglou, el pueblo de Taxia, muy cercano y también poco visitado, permite conocer otra edificación igualmente fascinante, el salón de ancestros "Deyuan" del clan Zhang, con un inusual estanque y columnas conmemorativas en su exterior. Este clan, originario de la dinastía Ming, tiene miembros repartidos por toda Asia, entre los cuales sobresalen notables profesionales y empresarios que han contribuido a la restauración del templo.





Xiamei (Fujian)

Xiamei, Xia Mei Cun (下梅村), cerca del Parque Nacional de los montes Wuyishan, era el lugar de salida de la ruta del té rojo hacia Moscú y el este de Europa. Sorprendentemente, el lugar, que conserva toda una calle y varias mansiones de comerciantes enriquecidos, de estilos "qing" tradicional y "minnan" (propio de Fujian y algunas zonas de Taiwán), en piedra y madera, ha logrado evitar las agresivas y no siempre respetuosas restauraciones de otras lugares, debido a que (todavía más increíble) los grandes grupos de turistas apenas la visitan (al menos en temporada "baja"). La calle principal, con pasarelas y puentes de madera y piedra, y porches a ambos lados de un pequeño riachuelo canalizado, está ocupada por tiendas, templos y alguna mansión. Sigue habitada, por lo que no deben sorprender las partidas de cartas y mahjong en las calles y la ropa colgada en las vigas.



Wuzhen (Zhejiang)

La ciudad de Wuzhen está situada en el triángulo ubicado entre Shanghai, Hangzhou y Suzhou, atravesado por el río Yangtsé y sus afluentes, una de las zonas agrarias más prósperas de China. El agua es precisamente una de las señas de identidad de su ciudad histórica (el municipio está habitado por unas 60 mil personas), ya que recorre en abundancia los canales que rodean sus mansiones, puentes y templos, en su mayoría de estilo tradicional "qing". La villa, inevitablemente turística, está dividida en varios distritos temáticos, pero conserva un encantador aspecto tradicional, en el que sobresalen los comercios tradicionales con sus largos mostradores de madera y la casa natal de uno de los pioneros de la literatura contemporánea china, el escritor Mao Dun (1896-1981)





Pingyao (Shanxi)

La ciudad histórica de Pingyao y su formidables murallas exteriores apenas necesitan presentación. El núcleo histórico de esta localidad, capital financiera de China en los siglos XVIII-XIX, es un bellísimo ejemplo de la arquitectura tradicional civil de estilo "ming-qing" (siglos XVIII-XX), con elegantes patios interiores, animados estanques llenos de peces, techos de cerámica o porcelana, vistosos dormitorios con camas cubiertas y magnificas habitaciones de recepción. Las mansiones se combinan con antiguas oficinas bancarias o empresariales, templos confucianos y budistas, escuelas de artes marciales y oficinas públicas. La crisis bancaria del siglo XIX la fue sumiendo en una progresiva decadencia y abandono, pero sin destruirla, por lo que la restauración impulsada por su declaración como Patrimonio de la Unesco y el turismo interior ha preservado un sello de autenticidad, que puede corroborarse en las viviendas abandonadas de sus calles periféricas. La posibilidad de dormir en mansiones antiguas dentro del recinto histórico es uno de sus grandes alicientes. El denso núcleo urbano moderno de la ciudad principal, en su exterior, (unos 500 mil habitantes) y el cielo habitualmente oscuro por la abundante combustión industrial y doméstica de carbón no anulan su impactante presencia.



Suzheng, Jiuzhaigou (Sichuan)

Hay pocos parques naturales con una belleza comparable en China. Jiuzhaigou, paisaje alpino de frondosos y espesos bosques y lagos de color azul cobalto (el cobalto es precisamente la causa de esa intensa combinación de verdes y azules que lo define), se encuentra en el norte de Sichuan, rodeada de las altísima cordilleras que separan las regiones centrales de China de la meseta tibetana. Habitada desde muy antiguo precisamente por tribus tibetanas, su nombre significa "valle de las nueve aldeas", una de las cuales es Suzheng, la aldea tibetana mejor conservada del entorno. A pesar su conversión en área escénica, la arquitectura tradicional tibetana, los "shorten", las pagodas y las banderas tibetanas de oración, propias del budismo lamaísta, le confieren un gran encanto, reforzada por las imponentes montañas y los lagos y cascadas del mismo nombre



Regreso al contenido | Regreso al menu principal