Migraciones chinas 3 - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

China




Alumnos de la escuela pública primaria para blancos de la ciudad de Rosedale, en el condado de Bolívar, estado de Missisipi, sur de Estados Unidos. La fotografía corresponde al primer día de curso escolar de la estudiante china Martha Lum (fila de abajo, tercera por la izquierda) y otros estudiantes chinos e incluso uno afroamericano, el día 16 de abril de 1924. Martha fue expulsada el mismo día por no ser caucásica, lo que daría lugar a uno de los casos constitucionales de derechos civiles más célebres de la historia de Estados Unidos.

El mes de abril de 1924, tres niñas y dos niños de origen chino fueron matriculadas en las escuela primaria publica para escolares de raza blanca de la localidad de Rosedale, condado de Bolivar, estado de Misisipi, en el sur de Estados Unidos

Dos de las tres niñas matriculadas eran Martha Lum, de 9 años de edad, y su hermana Berda, de 6 años. Ambas eran hijas del comerciante Gong Lum, residente chino de origen cantonés. 

Como otros residentes chinos de la zona, Lum había progresado económicamente, regentaba una tienda de comestibles y era propietario de tierras, por lo que era respetado socialmente por sus convecinos de raza blanca y negra.

En aquella época, un millar largo de ciudadanos chinos vivían y trabajaban en el estado de Missisipi. Los primeros emigrantes se habían instalado allí entre los años 1850 y 1860, tras la primera gran oleada migratoria hacia Estados Unidos

Los trabajadores chinos, en su mayoría hombres, fueron empleados en actividades agrícolas (la principal actividad económica del estado en aquel momento), pero, por su innato sentido de mejora, no tardaron en ahorrar o pedir prestado y abrir supermercados e incluso, en algún caso, adquirir pequeñas propiedades agrarias

Este fue el caso de Gong Lum. Al igual que otros compatriotas suyos, Lum se había instalado con su familia en Rosedale y consideraba la educación como un medio necesario para el progreso social. 

Gong pagaba sus impuestos, y gozaba, por tanto, del estatuto de ciudadano de pleno derecho, lo que le confería el derecho a escolarizar a sus hijos en una escuela pública, según la Constitución del estado de Missisipi.

Y esto fue lo que finalmente hizo el 16 de abril de 1924. 

 
Arriba, una fotografía histórica del tribunal del condado de Rosedale, que falló en primera instancia en favor del padre de Martha Lum, que recurrió la expulsión de su hija de la escuela de la ciudad. Abajo, una fotografía de la familia Lum, en la que aparece su padre, Gong Lum (arriba, derecha) i su hija Martha (abajo, segunda por la izquierda)

En Missisipi regía no obstante la segregación o separación escolar por razas, pensada para los niños "de color" ("colored"), es decir de raza negra, por lo que en algunas escuelas del sur se toleraba la presencia de niños chinos en las escuelas para blancos, como la de Rosedale, escuelas que, por razones socioeconómicas, solían tener un nivel educativo superior que las escuelas para negros.

Sin embargo, el primer día de clase, la dirección del centro le notificó que sus hijas, que ya se habían hecho la fotografía oficial con sus compañeros de clase (foto adjunta que milagrosamente se ha conservado como documento gráfico de extraordinario interés) había sido excluida por el consejo de dirección del centro por no ser de "raza caucásica"

Su padre no se conformó y presentó una demanda en el Tribunal del Circuito del Condado de Bolívar (1924), en la misma ciudad de Rosedale, que le dio la razón en primer instancia. Esta sentencia favorable no era sino el reflejo de la actitud tolerante de la comunidad hacia las familias chinas, que contrastaba con el rechazo hacia la comunidad negra.

Sin embargo, la escuela recurrió ante el Tribunal Supremo del Estado de Missisipí (1925), que revocó la sentencia, basándose en las leyes estatales de segregación escolar. Lum alegó discriminación racial (prohibida por la 14ª Enmienda de la Constitución de Estados Unidos) y llevó el caso hasta el Tribunal Supremo del país, que falló en su contra (1927).

El presidente y ponente del fallo, Howard Taft, que también había sido Presidente del país (un caso único en la historia) justificó la sentencia en el principio "separados pero iguales", fijado en un precedente de 1896 ("Plessy contra Ferguson") que no fue revocado hasta 1954 mediante la histórica sentencia "Brown contra el Consejo de Educación de Topeka (Arkansas)"

Según el citado principio, la segregación escolar por razas (caucásicos o blancos y "colored" o "de color, eufemismo para referirse principalmente a las personas de raza negra), prevista en las leyes del estado de Missisipi, no vulneraba el derecho a la igualdad, ya que la escolarización estaba garantizada para todo el mundo. 

Esta división por distritos escolares basados en la raza, que sólo tenía lugar en los estados del Sur, era competencia del estado, no de las autoridades federales, por lo que el tribunal federal no podía intervenir si la educación quedaba garantizada para todos


Imágenes históricas de la escuela segregada para alumnos chinos de Rosedale, fundada poco después de la expulsión de Martha y otros estudiantes de origen chino.

Lum alegó que en su distrito escolar (Rosedale), donde residía, sólo había escuelas para blancos, y que, en todo caso su hija no era "de color", pero el tribunal le contestó que en cualquier caso no era caucásica, por lo que, a falta de escuelas específicas para personas de su raza, debía ser considerada "de color" y buscar una escuela en otro distrito.

Este fue el argumento principal del Tribunal Supremo en su caso:

"We must assume, then, that there are school districts for colored children in Bolivar county, but that no colored school is within the limits of the Rosedale consolidated high school district. 

This is not inconsistent with there being at a place outside of that district and in a different district, a colored school which the plaintiff Martha Lum may conveniently attend. 

If so, she is not denied, under the existing school system, the right to attend and enjoy the privileges of a common school education in a colored school

The question here is whether a Chinese citizen of the United States is denied equal protection of the laws when he is classed among the colored rances and furnished facilities for education equal to that offered to all, whether white, brown, yellow, or black

Most of the cases cited arose, it is true, over the establishment of separate schools as between white pupils and black pupils; 

but we cannot think that the question is any different, or that any different result can be reached, assuming the cases above cited to be rightly decided, where the issue is as between white pupils and the pupils of the yellow races. The decision is within the discretion of the state in regulating its public schools, and does not conflict with the Fourteenth Amendment"

No obstante la derrota judicial, Lum no cejó en su propósito de ofrecer la mejor educación posible para sus hijos, por lo que decidió emigrar hacia Arkansas, un estado donde regía la segregación, pero que admitía la matriculación de ciudadanos chinos en sus escuelas. 

Allí consiguió matricular a su hija en una escuela para blancos. Al poco tiempo, sus compatriotas de Rosedale abrieron una escuela sólo para chinos en la localidad


William Howard Taft (1857-1930), Presidente del Tribunal Supremo ("Chief Justice") de Estados Unidos, que avaló la segregación escolar de Martha Lum.

Arriba, a la izquierda, la familia Tape, que, en 1885, se enfrentó en los tribunales con la escuela primaria de Spring Valley (abajo, a la izquierda, en una foto del primer tercio del siglo XX), de San Francisco, por denegar la escolarización de su hija "Mamie" por ser de origen chino. La madre, Mary (abajo, en el centro), se mostró especialmente activa en la denuncia del racismo en el sistema escolar de la ciudad. A la derecha, una imagen de la masacre de emigrantes chinos en Los Angeles, en 1871. Abajo, una pistola con un motivo racista antichino de finales del siglo XIX.



En Estados Unidos, las reacciones xenófobas más importantes contra la comunidad china se concentraron en el Estado de California, principalmente en el área de San Francisco, principal destino de los emigrantes procedentes del sur de China durante la segunda mitad del siglo XIX. 

La emigración hacia Estados Unidos, necesitada de mano de obra para los ferrocarriles transcontinentales y las minas de oro, donde trabajaban alrededor de 15.000 emigrantes chinos en la década de los 70, había sido oficialmente aprobada por el Tratado Burlingame (1868), tras años de prohibición imperial en China

Las reacciones antichinas (ver contexto en la página precedente) fueron especialmente virulentas en la década de los 70 y alcanzaron su punto culminante en la masacre de Los Angeles de 1871, en la que una muchedumbre formada por unas 500 personas asaltó el "Chinatown" local y linchó (ahorcó hasta la muerte) a 20 de sus habitantes, en represalia por la muerte accidental de un ciudadano blanco durante una reyerta entre clanes chinos

Ciertamente, las primeras oleadas de inmigrantes chinos estaban formadas casi íntegramente por hombres, y las primera mujeres en acompañarles se dedicaban mayoritariamente a la prostitución (se llegaron a censar hasta 3000), explotadas por clanes, algunos muy violentos

Sin embargo, la mayor parte de los emigrantes vivían del trabajo duro en la minería, la construcción, la agricultura o el comercio y progresivamente se fueron integrando e incluso organizando, siguiendo la tradición cantonesa de los "tong" o sociedades de ayuda mutua (está documentada la existencia, en los siglos XKIX y XX, de una gran organización californiana denominada "Chinese Consolidated Benevolent Association", y conocida como "Chinese Six Companies").

No obstante, la presión popular antichina, primero económica y laboral, luego cultural y racial, propició la aprobación de restricciones legales específicamente pensadas para miembros de la comunidad china, como la imposición de elevadas tasas para explotar minas, y otras abiertamente racistas, como la prohibición de testificar contra ciudadanos blancos en los tribunales, que favoreció las agresiones impunes contra emigrantes chinos.

La justificación de esa prohibición produce hoy en día sonrojo ajeno: 
“... a race of people whom nature has marked as inferior, and who are incapable of progress or intellectual development beyond a certain point, as their history has shown; differing in language, opinions, color, and physical conformation; between whom and ourselves nature has placed an impassable difference" and as such had no right " to swear away the life of a citizen" or participate" with us in administering the affairs of our Government"


Fichas de registro de mineros chinos de la localidad minera de Sierra City, situada al noreste de San Francisco, en el Estado de California

La presión californiana fue determinante en la aprobación en 1882 de la "Chinese Exclusion Act" en el Congreso federal (Washington DC), la única (y vergonzosa) ley federal en la historia estadounidense que expresamente excluye un grupo de personas en Estados Unidos por motivos de raza (o, si se prefiere, etnia)

En principio, California, a diferencia de otros estados del Sur de Estados Unidos, no tenía establecida la segregación racial en el sistema escolar, por lo que los escolares chinos podían estudiar en las escuelas públicas. Sin embargo, el racismo social e institucional acabó penetrando también en la red educativa en la década de los 80

Este fue el caso (pionero y célebre) de la niña de 8 años Mamie Tape, hija del emigrante cantonés Joseph Tape (1852–1935), comerciante e intérprete del consulado chino en San Francisco y de la ciudadana chinoamericana Mary McGladery Tape (1857–1934), fotógrafa y artista.

El matrimonio Tape matriculó a su hija en la escuela pública "Spring Valley School", en San Francisco (la primera escuela pública de la ciudad, fundada en 1852), pero la directora de la escuela, Jennie Hurley, le denegó personalmente el acceso en la puerta del centro escolar. 

Mary Tape presentó una demanda contra Hurley en el tribunal local, basándose en que el "Código Político" (Constitución) del estado de California garantizaba la escolarización sin restricciones raciales:

"Every school, unless otherwise provided by law, must be open for the admission of all children between six and twenty-one years of age residing in the district; and the board of trustees, or city board of education, have power to admit adults and children not residing in the district, whenever good reasons exist therefore. Trustees shall have the power to exclude children of filthy or vicious habits, or children suffering from contagious or infectious diseases."

El tribunal superior de San Francisco le dio la razón en enero de 1885, en una sentencia histórica, anterior en casi 70 años al fin de la segregación racial escolar en Estados Unidos. 

El tribunal argumentó: 
"To deny a child, born of Chinese parents in this state, entrance to the public schools would be a violation of the law of the state and the Constitution of the United States."

Es decir, la negativa había vulnerado la clausula constitucional de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley(enmienda 14ª). El Tribunal Supremo del Estado de California confirmó la decisión.

Sin embargo, la ciudad de San Francisco decidió hacer caso omiso de la sentencia, sin incumplirla directamente, Primero, denegó de nuevo la matriculación, alegando que Mamie no se había vacunado dentro de plazo. Finalmente, las autoridades locales, imitando el ejemplo de los estados racistas del Sur, decidieron crear la "Oriental Public School" para ciudadanos chinos y (sic) "otros mongoles"

Mary expresó de manera muy elocuente su frustración por los prejuicios raciales antichinos en el ejemplar del 16 de abril de 1885 del periódico "Alta California":
“What right have you to bar my child out of the school because she is Chinese […] You have expended a lot of the Public money foolishly, all because of one poor little Child ….It seems no matter how a Chinese may live and dress…they are hated…I will let the world see sir What justice there is When it is governed by the Race of prejudice men!”


Arriba, a la izquierda, el legendario concejal de San Francisco de origen chino, Gordon J. Lau, uno de los primeros hijos de emigrantes chinos elegido democráticamente en estados Unidos, firma en 1971 el decreto que garantiza la enseñanza bilingüe para escolares recién legados de origen chino. Abajo, a la izquierda, y en el lado derecho, imágenes de la histórica escuela segregada para escolares chinos fundada el siglo XIX para burlar la sentencia antidiscrminatoria de "Mamie" Tape. Hoy es una escuela integrada bilingüe y lleva el nombre de Gordon J. Lau

La creación de la "Escuela Pública Oriental" no sólo impuso la segregación racial escolar para los chinos, sino también la integración lingüística forzada (en inglés), incluso para los recién llegados, prohibiendo el uso del chino en las aulas e incluso en las zonas de recreo.

Aunque la comunidad china obtuvo con el tiempo la creación de aulas bilingües de integración para recién llegados (e incluso escuelas específicamente chinas), la ciudad trató de desmantelarlas en 1971, alegando que eran escuelas segregadas, contrariias a la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibía la existencia de escuelas basadas en principios raciales.

Gordon J. Lau, el primer concejal de origen chino de la ciudad de San Francisco (miembro electo de la llamada Oficina de Supervisores), se opuso, defendiendo la necesidad el bilingüismo para garantizar la igualdad de oportunidades para los estudiantes con poco o nulo conocimiento del ingles. 

El Tribunal Supremo de Estados Unidos le dió finalmente la razón en 1974, mediante la histórica sentencia Lau contra Nichols (414 U.S. 563 (1974)), según la cual el bilingüismo era una "acción afirmativa" (discriminación positiva) necesaria para garantizar la igualdad (Enmienda 14 de la Constitución), evitando la exclusión del sistema escolar de los estudiantes con menos conocimiento de la lengua vehicular, el inglés. 

El objetivo de la medida era corregir la situación de desventaja en que se encontraban los citados alumnos, usando simultáneamente, pero de manera temporal, el idioma oficial inglés y su idioma materno en la transmisión de conocimientos, hasta alcanzar la plena integración. 

Tal y como argumentó el Tribunal Supremo en su sentencia:

"It seems obvious that the Chinese-speaking minority receive fewer benefits than the English-speaking majority from respondents' school system which denies them a meaningful opportunity to participate in the educational program - all earmarks of the discrimination banned by the regulations. 3 In 1970 HEW issued clarifying guidelines, 35 Fed. Reg. 11595, which include the following:

"Where inability to speak and understand the English language excludes national origin-minority group children from effective participation in the educational program offered by a school district, the district must take affirmative steps to rectify the language deficiency in order to open its instructional program to these students."
"Any ability grouping or tracking system employed by the school system to deal with the special language skill needs of national origin-minority group children must be designed to meet such language skill needs as soon as possible and must not operate as an educational deadend or permanent track."

En homenaje, la histórica Escuela Oriental lleva hoy su nombre




  
IZQUIERDA: Arriba, fotografía actual y mapa de la isla Angel, cerca de San Francisco, centro de detención para inmigrantes asiáticos, principalmente chinos, pero también japoneses, durante el último tercio del siglo XIX y el primero del siglo XX. Abajo, fotografías históricas del lugar, y llegada de emigrantes japonesas, a principios del siglo XX. 

DERECHA: Las fotografías muestran, arriba a la derecha, la ficha de una emigrante internada en el centro de detención de Angel Island. Abajo, a la izquierda, interrogatorio de un emigrante chino, cuyo objeto era determinar la validez de los motivos alegados para entrar en el país y autorizar o no su entrada. A la derecha, una sala de espera del centro de detención para mujeres. Arriba, a la izquierda, un cartel conmemorativo.

La fotografía del centro corresponde a Wong Kim Ark, el emigramte de origen cantonés que, tras una larga y dura batalla judicial de 3 años, logró que el Tribunal Supremo le reconociera en 1898 la ciudadanía estadounidense de pleno derecho, a pesar de haber perdido la residencia legal tras salir del país en 1894. Los documentos son declaraciones que dan fe de su nacimiento en territorio de Estados Unidos


Wong Kim Ark, cocinero nacido en San Francisco en 1873, hijo de emigrantes chinos, estableció un hito en la historia constitucional de los Estados Unidos, tras conseguir la ciudadania estadounidense, a pesar de estar vigente la ley antimigratoria que impedía la entrada de ciudadanos chinos en el país, conocida como "Chinese Exclusion Act de 1882.

Wong, que había vivido en Estados Unidos toda su vida, abandonó temporalmente el país en 1895 y cuando regresó en 1894 el gobierno le prohibió la entrada, en aplicación de la citada ley. Las autoridades no escondieron en su razonamiento su motivación racial para afirmar que era un emigrante chino y no un ciudadanoestadounidense: 

"Because the said Wong Kim Ark has been at all times, by reason of his race, language, color and dress, a Chinese person, and now is, and for some time last past has been, a laborer by occupation."

Sin embargo, las diferentes instancias judiciales que revisaron su caso, hasta el Tribunal Supremo en 1898, lo declararon ciudadano de Estados Unidos de acuerdo con las pruebas. En una histórica sentencia que sirvió de precedente, el Supremo declaró que la Enmienda 14 de la Constitución, que considera norteamericano a los nacidos en suelo estadounidense (el llamado derecho de suelo o "ius soli"), independientemente de la nacionalidad de sus padres, o de su raza, le protegía desde su nacimiento. Ninguna ley podía privarle de ese derecho.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos lo argumentó con claridad: 

"All persons born in the United States, and not subject to any foreign power, excluding Indians not taxed, are hereby declared to be citizens of the United States, and such citizens, of every race and color, without regard to any previous condition of slavery or involuntary servitude, except as a punishment for crime whereof the party shall have been duly convicted, shall have the same right, in every State and Territory in the United States"



El caso Guey Heung Lee contra Johnson cuestionó, paradójicamente, en 1971, desde la comunidad china, la decidida política antisegregación racial de las instituciones federales de Estados Unidos.

La histórica sentencia "Brown contra el Consejo Escolar de Topeka (Kansas)", dictada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1954, había declarado inconstitucional la segregación racial escolar, es decir, la existencia de distritos escolares y escuelas de primaria y secundaria separadas por razas.

Hasta entonces, la Corte Supremo había considerado el mapa escolar una competencia de los estados, y, de acuerdo con el principio "separados pero iguales", del caso "Plessy contra Ferguson", de 1896, consideraba que era suficiente garantizar enseñanza para todos los escolares, aunque fuera en escuelas separadas

Esta distribución no sólo creaba "guetos" que consolidaban las desigualdades raciales y la discrminación racial, en contra de la cláusula de igualdad legal de la Constitución (Enmineda 14ª), sino que además impedía la matriculación de escolares "de color" (todos los que no eran de raza blanca) en escuelas para blancos.

En 1927, el Tribunal Supremo había decidido incluir a las personas de origen chino en la categoria "de color" (colored), tras la reclamación presentada por Gong Lum, emigrante chino residente en la ciudad de Rosedale, condado de Bolivar, estado de Misisipi, cuya hija fue rechazada en una escuela para blancos.

De acuerdo con la sentencia "Brown" y las posteriores leyes federales contra la segregación (particularmente, la "Minority Rights Act" de 1964), el Distrito Escolar unificado de San Francisco decidió "desagregar" una escuela "sólo para chinos" de la ciudad, y repartirlos por otras escuelas públicas.

Algunos padres se opusieron, porque entendieron que una escuela propia garantizaba mejor el aprendizaje, y por tanto la conservación, de la lengua y de la cultura de origen. 

Sin embargo, los tribunales federales, y finalmente el Tribunal Supremo, rechazaron su petición, remarcando que, si se pretende asegurar la igualdad efectiva de todos los ciudadanos, el objetivo de las leyes (también las escolares) sólo puede ser la integración

Sin embargo, el Tribunal Supremo avaló la existencia de cursos sobre la lengua y la cultura de origen, siempre y cuando se desarrollaran en el marco de escuela integradas: 

"There is no prohibition of courses teaching the cultural background and heritages of various racial and ethnic groups. 

While such courses may have particular appeal to members of the particular racial or ethnic group whose background and heritage is being studied, it would seem to be highly desirable that this understanding be shared with those of other racial and ethnic backgrounds."




Quok Shee aparece en las dos fotografías superiores del lado derecho, que pertenecen a su ficha de internamiento. En el mismo lado derecho, abajo, su marido, Chew Hoy Quong. El documento corresponde a la resolución inicial por la que se rechazaba su entrada en territorio estadounidense, a pesar de estar casda con Chew. Quok pasó dos años internada en Angel Island antes de ser liberada.

El caso de Quok Shee ilustra como pocos las restricciones impuestas sobre los emigrantes chinos tras la aprobación de la "Chinese Exclusion Act" de 1882, la primera y única ley de la historia de Estados Unidos en prohibir la entrada de ciudadanos por motivo de raza.

Quok Shee, una mujer de 20 años, originaria de Hong Kong, pasó 2 duros años en el insalubre centro de detención para inmigrantes de Angel Island, en San Francisco, el principal puerto de entrada para emigrantes chinos, donde fue internada en espera de fallo judicial, tras serle denegada la entrada en Estados Unidos.

Shee era la esposa del comerciante chino Chew Hoy Quong, residente legal en Estados Unidos, con quién trató de entrar en territorio norteamericano tras su boda en China, el mes de noviembre de 1916. Los agentes de Inmigración no se creyeron su relación matrimonial, probablemente por la diferencia de edad, y por varias leves inconsistencias en los relatos de ambos conyugues. Lo consideraron un probable matrimonio de conveniencia o por arreglo, algo muy corriente, por otra parte, en la China tradicional.

Su caso tardó 2 años en ser resuelto. Quok Shee sufrió diversas penalidades en Angel Island, entre ellas una epidemia de viruela. Las autoridades le presionaron varias veces para que aceptara volver voluntariamente, e incluso utilizaron un supuesto confidente dentro del centro para afirmar que había entrado en Estados Unidos con "propósitos inmorales" (prostitución)

Finalmente, el Tribunal federal de Apelaciones de San Francisco falló en su favor el mes de mayo de 1918. Quok Shee pudo entrar finalmente en Estados Unidos y, una vez allí, la vida prosiguió para ella: las fuentes consultadas indican que en 1927 se separó de su esposo, y que entonces se le perdió el rastro, por lo que ni siquiera se sabe si continuó viviendo en el país y si tuvo o no descendencia


A la izquierda, cartel celebrando la ley migratoria antichina de 1882. A la derecha, convocatoria a manifestación antichina en San Francisco, 1892.


El Tribunal Supremo de los Estados Unidos, en la colina del Capitolio de Washington DC. Marzo 2016
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal