Presentación - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:


Mi nombre es Angel Lázaro Riol: Anlari

Mis idiomas son el catalán y el castellano, me defiendo en francés, inglés e italiano y he estudiado dos cursos completos de chino mandarín en Barcelona.

Mis principales intereses son el estilo y el equilibrio, los valores y el esfuerzo, pero no hay perfección sin imperfección, cuento con ella.

En mi carrera, el estudio y la reflexión se combinan con la acción y la novedad, por esa razón ahora estoy en Barcelona, antes en Xiamen (Fujian, China), otras veces por Europa y América. He estudiado y practicado derecho, economía, política y periodismo, idiomas y deporte (he sido entrenador y jugador muchos años), voluntariado social y viajar, por lo que me atrae participar en relaciones entre profesionales con formaciones y experiencias diversas.

Me gusta viajar, porque estimula nuestras capacidades de organizar, observar y conocer, sobre todo si nos permite disfrutar de naturaleza, experiencia artística, buena comida y buena compañía. Viajar no es sólo coleccionar postales, sino también dotarlas de significado, plantearse retos de aprendizaje y comprender su sentido.

Y aunque somos (humanamente) imperfectos, y es imperfecto lo que nos rodea, en eso estamos, aprendiendo navegación (vital): clima cambiante, nuevos rumbos, ayuda de la tecnología y, finalmente, intuición.

Me ayuda la cultura china tradicional: su capacidad para expresar con diferentes y enriquecedores matices una misma esencia, por ejemplo, sabiduría: "Zhì Huì, 智慧" (sabiduría), "Shén Zhì, 神智"(mente, conciencia), "Chuán dào, 传道" (doctrina de los antiguos sabios), Bo re, 般若" (en el budismo, gran sabiduría) "Yí yán, 遗言" (sabiduría de los antiguos), "cái zhì, 才智" (inteligencia y habilidad)....

En fin, qué pequeños somos y qué afortunados.

Un saludo

















Mi relación con el I CHING empezó en los años 90 del siglo pasado.

Un médico español, practicante de medicina china tradicional, me recomendó la lectura del Tao Te King, de Lao Tsé, mientras me trataba con acupuntura una lesión de piel inaccesible para la medicina occidental . Su objetivo declarado era ayudarme en la "comprensión" interior de la dolencia.

El Tao Te King me pareció inaccesible en una primera lectura y, en una segunda lectura, me provocó perplejidad, confusión, distanciamiento y escepticismo.

No obstante, no pude evitar volver a él cada cierto tiempo, y con la práctica logré mejorar mi experiencia de lectura. Otras lecturas complementarias e introductorias, como el libro de meditaciones taoístas HUA HU CHING, me ayudaron a romper mis iniciales barreras de escepticismo racional.

Es precisamente el HUA HU CHING el que me descubrió la existencia del I Ching, con el que hace unos 10 años empecé una relación parecida, hasta llegar al día de hoy.

El I Ching es un libro de sabiduría interior. No sustituye tu propia comprensión, sólo te ayuda. No adivina el futuro, simplemente te permite ver con claridad. Guía tu camino y te permite entender y aceptar los contrarios e integrarlos en una sola visión.

El HUA HU CHING, un libro de meditaciones taoístas, presenta el líbro en estos términos:

"Al igual que el ciclo del día y de la noche, todo es taichi, que incorpora los movimientos entre el yin y el yang. Si no ves los patrones de estos movimientos, estás perdido.

Pero si consultas el I Ching con una mente abierta, empezarás a ver los patrones que subyacen en todas las cosas. Sabiendo que llegará el amanecer, puedes descansar en paz por la noche".














 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal