Sociedad - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

China

Sociedad china
















Estaba en Harbin (Ha'erbin, en transcripción pinyin), capital de la provincia más septentrional de China, por otros motivos (recoger datos y tomar fotos para un estudio sobre las concesiones internacionales en China) y no tenía prevista esta visita. Teníamos poco tiempo, los edificios se encuentran en ruinas y el lugar no está bien comunicado con el centro de Harbin (a unos 20 kilómetros). Además, los crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos por el Ejército Imperial Japonés (1931-1945) son motivo de aguda controversia política en Asia oriental, por lo que tenía mis reservas sobre el rigor expositivo y la objetividad del lugar.
Sin embargo, la propia controversia acabó por suscitar mi interés, por lo que decidimos dedicarle la mañana del último día (martes, 29 de septiembre de 2015), antes de desplazarnos hasta el aeropuerto, para tomar el vuelo de la tarde. Tomamos un taxi hacia el distrito de Pingfang, en el oeste, actualmente uno de los grandes polígonos industriales del "Dongbei" (noreste de China), sede de grandes empresas aeronáuticas, como el fabricante de helicópteros Hafei.
Llegamos muy pronto y ya de entrada me sorprendió muy favorablemente la alegórica elegancia contemporánea del edificio principal, donde se encuentra la exposición principal (aunque esto es siempre cuestión de gustos), en particular, el gran "hall" rectangular de paredes negras y techo traslúcido, atravesado simbólicamente por una línea roja cuyo objetivo, según los guías, es poner de manifiesto la revelación final de la verdad, alcanzada tras la apertura de la "caja negra" (símil muy apropiado) que la ocultaba. No tardamos en descubrir el sentido de aquella explicación.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


Para un observador externo, China parece ser un país paradójico y contradictorio desde el punto de vista religioso. Por una parte, el Estado, laico y no confesional, garantiza la libertad religiosa y de culto, supervisa las religiones organizadas, prohíbe su sujeción a "dominación foránea" y reprime con dureza sus reivindicaciones sociales y políticas
Por la otra, el chino medio que he podido observar durante estos años puede aparentar un cierto descreimiento (las encuetas aseguran que la mayoría de la población de etnia "han" es atea), pero, en la cercanía, muestra sin exhibicionismos ni liturgias grandilocuentes un peculiar y autónomo sistema de creencias espirituales.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


Las extraordinarias aportaciones culturales del taoísmo fueron concebidas y se proyectaron fuera del espacio religioso, pero la profunda visión espiritual de sus textos clásicos, algunos en clave esotérica y adivinatoria y el efecto reconfortante y sanador de sus prácticas lo enlazaron con la religiosidad popular ancestral, y lo convirtieron en un hecho religioso, con sus liturgias, símbolos y deidades. El Tao o camino es, sin duda, uno de los grandes logros intelectuales de la civilización china, asentado en la búsqueda de la armonía mediante una comprensión simple y profunda de la relación del hombre con (la y su) naturaleza. 

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


La música pop y el cine comercial de Hong Kong y Taiwán eran hasta los inicios del siglo XXI, y en buena parte aún siguen siendo, la principal fuente del "star system" de la China continental, incluso en los primeros períodos de gran auge económico y moderada apertura artística (años 80 y 90).

La República Popular China no carecía de referentes glamurosos, procedentes principalmente de producciones épicas o románticas para cine o TV sobre historias de fuerte arraigo popular, algunos ya citados en este blog. Este era el caso, por citar algún ejemplo, de las actrices Wang Qiu Huan, protagonista en los 60 (antes de la Revolución Cultural) de la película "Liu San Jie"; Chen Xiaoxu, actriz en la exitosa serie de TV de los 80 "Sueño en el pabellón rojo", basado en la gran novela clásica del s. XVIII; o Gong Li, protagonista de varios dramas dirigidos por Zhang Yimou.

El ejemplo más actual es Fan Bing Bing, una de las actrices del momento en China, que reúne buena parte de las características propias del "star system" de la China continental: nacida en los 80 (Septiembre de 1981); con exigente formación en arte dramático (Shanghai Xie Jin Film and Television Art College y Shanghai Theatre Academy); iniciada en una serie taiwanesa de TV de gran éxito (My Fair Princess, 1998); con muy notable y personal estilo y presencia en las revistas de moda y últimamente, muy afectada, a su pesar (o no) por algún escándalo del que hablaremos más adelante.

Artículo completo en este enlace
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal