Viajes - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

China
China Viajes














La provincia de Guizhou (贵州), en el sudoeste de China, era en 2014 el territorio más pobre de China en renta per cápita, y el número 26 en riqueza global, de un total de 31, según datos del Fondo Monetario Internacional.

La fama de territorio pobre, lluvioso y gris le acompaña desde hace tiempo, y se mantiene en el imaginario del viajero chino, a pesar de su rápido crecimiento (10 % en 2014, 3 puntos por encima de la media del país) y la notable mejora de sus infraestructuras y servicios.

Sin embargo, Guizhou, con un turismo menos masificado (aunque ya en proceso de masificación) ofrece uno de los paisajes chino de belleza más intensa, compuesto de verdes montañas "karst", caudalosos ríos, cuevas profundas, espectaculares cascadas e inacabables bancales de arroz (también característicos de Guangxi i el este de Yunnan).

Además, el pluralismo étnico (el 37 % de la población provincial no pertenece a la etnia mayoritaria "han") le confiere un carácter singular, que, sorprendentemente, está resistiendo bastante bien el proceso de homogenización cultural del país.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


Los territorios del Noreste de China o "Dongbei", en terminología local, son, hoy en día, un espacio cultural mayoritariamente "han", como resultado de las migraciones interiores. 

No obstante, la historia, en lo que antes era conocido como Manchuria (origen de los Qing, la última dinastía imperial) y el clima, extremadamente frío en invierno (hasta -40 en Ha'erbin, durante su famoso festival de hielo), la han dotado de un carácter singular, a la vista de un observador externo.

Dalian y Lüshun, la antigua Port Arthur (ver artículo precedente en este mismo blog), Shenyang y Ha'erbin (Harbin) son los puntos urbanos de referencia en una región de extraordinarios paisajes naturales, entre los que destaca Changbai Shan. 

Sin embargo, las modernas ciudades llaman la atención por su legado histórico, muy interesante el ruso, pero muy controvertido en el caso de la terrible ocupación japonesa (entre 1905 y 1945, en la península de Dalian-Lüshun, y desde 1931 hasta 1945, en el resto).

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


La ciudad de Hong Kong te deslumbra, sorprende e inquieta en diferentes proporciones mientras la observas. Sus habitantes y visitantes, sin proponérselo, organizan cada día un espectáculo inigualable de movimiento incesante y luz deslumbrante, tan cegadora que casi no te deja ver lo que mueve todos esos hilos detrás del escenario.Y es precisamente el escenario del incesante ajetreo humano en calles estrechas y atestadas, engullidas por rascacielos de formatos variados, y la sorprendente, por magnífica, decoración natural que la rodea (mar, islas, montañas, bosques tropicales) lo que convierte tu visita en un experiencia intensa.

Ciertamente, Hong Kong no difiere en luces, movimiento, personalidad y capacidad de asombro de otras ciudades de Asia oriental. Sin embargo, el carácter internacional, con toque cantonés, de la metrópolis; la interesante historia y la accidentada geografía del lugar; la peculiar autonomía política y judicial de que disfruta; y su actual condición de capital financiera, logística, cinematográfica y musical la dotan de singulares valores añadidos, diferenciándola con personalidad propia de sus gigantes colegas asiáticos.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


No es la más alta, ni la más larga de China (entre 77m x 100m, y 74m x 81m, según las fuentes), pero la catarata Huangguoshu Da Pabu, 黄果树大瀑布, (cuyo significado, con el habitual toque poético, simbólico e imaginativo de las atracciones turísticas chinas es "Árbol de los Frutos Amarillos") , situada al sudoeste de la provincia de Guizhou, es una de las más populares y vistosas. Convertida en parque nacional chino, las cataratas impresionan por su entorno de montañas y cuevas "kársticas", sus senderos entre espesos bosques y, en estación de lluvias por el estruendoso (y húmedo) espectáculo de ruido, cortinas y nubes de agua en suspensión.

Artículo completo y versión pdf


El extraordinario, sorprendente y fascinante Parque Nacional de las Montañas de Lushan, en la provincia china de Jiangxi, resume entre sobrecogedoras vistas y elegantes templos y mansiones la historia de la civilización china. Los impactantes acantilados y cascadas ilustran desde los caracteres escritos por los poetas de la dinastía Tang, hasta la primera crisis seria en la dirección del Partido Comunista Chino (1959), pasando por el brillante pero controvertido período de dominio colonial, perfectamente simbolizado por la comprometida escritora norteamericana, Premio Nobel (1938), Pearl S. Buck.

Lushan es hoy una de las áreas escénicas más populares entre los turistas chinos, por su destacado interés paisajístico, cultural, educativo e incluso político, razón por la cual forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad, protegido por la UNESCO desde 1996. 

Sin embargo, aunque el lugar fue concebido por occidentales como el primer retiro turístico de verano en China (1895), y posee una inigualable colección de 600 mansiones con porches de madera e iglesias de piedra, los turistas extranjeros apenas aparecen por allí.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


Mi actual estancia en Xiamen (Fujian), cerca de la antigua concesión internacional de la isla de Gulangyu, me ha permitido descubrir que, a pesar del indiscutible vínculo histórico entre estos lugares y los períodos más duros del colonialismo de los siglos XIX y XX, las concesiones internacionales dejaron también un legado cultural y arquitectónico remarcable. Aunque no fue colonizada en sentido estricto, China también fue víctima del colonialismo en los siglos XIX y XX y del llamado "gran juego" o competición por el dominio de nuevos territorios protagonizada, con fines comerciales, militares y religiosos, por los imperios coloniales.

Artículo completo y versión pdf



Nuestro viaje puede empezar presentando una muestra de ambientes, una tarde-noche de junio de 2015, en las peatonales calles empedradas de la "old town" de Lijiang, en la provincia de Yunnan, al sudoeste de China, antigua capital de la etnia "naxi", situada a 2100 metros de altitud.

En la primera secuencia, nos encontramos dentro de un elegante establecimiento de estilo tradicional "naxi" i "qing", donde un "speaker" animadísimo, en la penumbra y entre luces intermitentes de colores, dirige la sesión mientras un grupo de bailarinas vestidas de acuerdo con la tradición local se mueven en el escenario, con una coreografía mezcla de baile tibetano y revista musical. Simultáneamente, dos DJ's enfebrecidos no paran de mover los platos al tiempo que el público bebe "baijiu" (alcohol blanco de arroz) y golpea sin cesar las mesas de madera con botellas, vasos, globos y palos de "selfie" como si estuvieran celebrando la "oktoberfest" en Múnich.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


En el fascinante universo de las minorías étnicas de China (8,4 % de la población, 56 etnias en total, censo año 2010), el pueblo "naxi" (纳西) o "nakhi" (en pronunciación endónima) , que vive principalmente en el área de Lijiang (norte de la provincia de Yunnan), ocupa un lugar singular y preferente en el que sobresalen su religión animista y politeísta "dongba", cuyo fundamento es el equilibrio entre ser humano y naturaleza; su cultura matriarcal, en la que lo femenino determina y define la organización social; y su lenguaje escrito jeroglífico, único en el mundo actualmente en uso.

La etnia "naxi", según diversas fuentes, era, antes de la dinastía han (hace unos 2200 años), un grupo humano nómada del norte de China, que se estableció en la región noreste de Yunnan, fronteriza con Sichuan y el Tibet, durante la dinastía Tang (hará unos 1500 años). Una parte de ese pueblo nómada, actualmente conocido como los "mosu" se estableció en los alrededores del lago Lugu, a unas 8 horas de viaje de Lijiang

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


La ciudad de Macao (en chino, 澳门, Ào mén, en honor de la diosa de la navegación) resume la paradoja china, el tranquilo equilibrio entre lo aparentemente contrario, incluso en el terreno de la estética exterior.

El barrio colonial más elegante del país (criterio Unesco, que lo declaró patrimonio cultural de la humanidad en 2007) convive sin problemas con los mastodónticos, excesivos y poco originales macrocasinos del territorio.
Sin embargo, la visita de ambos es obligada, y no sólo para aprender el arte de digerir simultáneamente y sin solución de continuidad experiencias urbanas tan distintas como, en gastronomía, un pastel de crema "nouvelle cuisine" y un Big Mac, dos platos en que uno sería la completa negación del otro, pero en el que cada uno de ellos serviría para explicar el contrario.

Artículo completo en este enlace y en versión pdf


La Garganta del Salto del Tigre, en el noroeste de la provincia china de Yunnan, es un extraordinario conjunto de profundos acantilados situado entre las asombrosas paredes verticales de las Montañas del Dragón de Jade (Yulong Xueshan), la mayoría entre 4.000 y 5.000 metros de altura, y la cordillera Haba Shan, con picos de unos 3000 metros, enclaustrando entre ambos en un estrecho pasadizo las caudalosas aguas del río Jinsha.

El conjunto resultante de estrechísimos y (en algunos casos) peligrosísimos senderos, y asombrosos "rápidos" que levantan la espumosa agua en vertical, es digno de su fama y te deja por momentos literalmente sin respiración. En el recorrido, que requiere entre dos y tres días de travesía, no son infrecuentes los deslizamientos de tierra y las caídas fatales.

Artículo completo en este enlace



El estratégico puerto de Lüshunkou, en la península de Liaoning (China), conocido también en el pasado reciente como Port Arthur, ejemplifica e ilustra como ninguno la convulsa historia de China en el periodo de sumisión colonialista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

La preciosa bahía, rodeada de colinas verdes, con su elegante estación de tren, sus mansiones señoriales de arquitectura neoclásica zarista y sus memoriales bélicos apenas evoca con su sosiego la violencia de los conflictos armados y la ocupación extranjera de la que fue víctima hace cien años. La antigua ciudad colonial ejerce hoy como libro ilustrado de historia, aderezado con la inevitable propagada local, pero con excelentes y seductoras vistas, en un ambiente singular algo atípico en el mapa de las estandarizadas, hipermodernas y bulliciosas ciudades chinas, como la cercana Dalian, de la que forma parte.

Artículo completo en este enlace


La ciudad de Dalian, hoy una de las metrópolis más modernas y confortables de China fue fundada por los rusos en 1899 y desarrollada urbanísticamente por los japoneses durante su ocupación, entre 1905 y 1945.

La bellísima plaza circular de Zhongshan (Zhongshan Guangchang), pieza única del período de las concesiones internacionales en China, donde parecen convivir en armonía edificios de corte neoclásico, renacentista y germánico con modernas estructuras de acero, vidrio y hormigón, simboliza perfectamente las paradojas de su origen colonial. Dalian, también conocida como Dalniy por los rusos, y Dairen, por los japoneses, era apenas un conjunto de aldeas rurales y de pescadores cuando llegaron los ocupantes, igual que otros muchos puertos marítimos y fluviales tras su cesión forzada por los llamados "tratados desiguales" del siglo XIX

Artículo completo en este enlace
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal